¡Empecemos!

 

¡Me alegra que esté interesado en aprender más sobre cómo una conversación puede ayudarlo a acercarse a la vida íntima que le gustaría!

 

La siguiente parte es simple. Envíe un correo electrónico para reservar una sesión. ¡Espero convertirme potencialmente en su terapeuta de intimidad !